Bisfenol A, el famoso biberón.

Bisfenol A, el famoso biberón.

Muchas son las personas que desde el inicio del proyecto FoodYou nos preguntan sobre este compuesto. descarga (5)Un compuesto que se conoce sobre todo por madres que tienen que comprar el biberón para su recién nacido, madres que previamente han leído por redes sociales, o que han escuchado por la calle la “precaución” que se debe tener al comprar “ese biberón”, pero… ¿existe realmente este compuesto en los biberones? Y de ser así, ¿existe este compuesto en otro tipo de materiales destinados a estar en contacto con alimentos?

Muchas son las dudas acerca de este compuesto y aquí empieza la tarea de FoodYou para ir ordenando y contestando un tema que viene de lejos y que realmente merece la pena conocer.

¿Qué es el Bisfenol A o BPA?

descarga (6)

El Bisfenol A (BPA) es una sustancia química que se utiliza principalmente en combinación con otros productos químicos para la fabricación de plásticos y resinas. Por ejemplo, el BPA se utiliza en policarbonato, un plástico transparente rígido de alto rendimiento, este policarbonato se utiliza para fabricar envases de alimentos como botellas retornables de bebidas, biberones (bebé), vajilla (platos y tazas) y recipientes de almacenamiento. Residuos de BPA están también presentes en las resinas epoxi es un tipo de “pegamento” utilizado para hacer los revestimientos protectores y revestimientos para latas y cubas de alimentos y bebidas.

Eso en cuanto a que es el Bisfenol A, pero… ¿Por qué existen rumores negativos acerca de este compuesto?

Bien, el principal problema que los expertos encontraron es que el BPA puede migrar en pequeñas cantidades en los alimentos y bebidas almacenados en materiales que contienen la sustancia. Es decir, que este Bisfenol A puede pasar del envase al alimento y entrar así a nuestro organismo.

descarga (7)

 

*El Bisfenol A puede pasar del envase al alimento SOLO cuando este envase es calentado (a mas de 100ºC) o sometido a condiciones desfavorables en general.

 

Bien, visto que este compuesto PODRÍA llegar a nuestro organismo a través de los alimentos, interesaría saber que problemas acarrearía su ingesta, lo que como a vosotros, me hace reflexionar la siguiente pregunta…

¿Qué problemas ocasiona el Bisfenol A?, pues bien, he de decir que si sois un poco hipocondríacos os saltéis esta parte y vayáis directamente a la parte final de este post…

Los problemas del consumo de Bisfenol A pueden ser entre otros; provocar diabetes, perturbar hormonas del desarrollo, estimular la pubertad precoz, afectar  a la fertilidad, aumento del numero de adipocitos (células de la grasa), inducir alteraciones pre-cancerosas en las células,…

images (3)

Como siempre, esto parece la matanza de Texas a nivel global y a través de los alimentos…Pero  todo tiene su explicación. Cierto es que esta vez no podemos hablar de aquello de la DOSIS-EFECTO que hablábamos en el primer post (El agua también mata) ya que el BPA no es una sustancia que nuestro cuerpo tolere en altas cantidades, al igual que no la necesitamos para nada en nuestro organismo. Pero esto no quiere decir que nuestro cuerpo no sea capaz de expulsar el BPA (IDA 0.05mg por día y por kg de peso), de hecho, aquí es donde entran los estudios y las investigaciones al respecto.

¿Qué quiere decir esto?, pues que existe legislación al respecto, es más, a falta de una, existen dos:

La primera (ver aquí) nos dice que el BPA queda totalmente permitido para su uso en materiales en contacto con los alimentos. Estos envases deben garantizar que la migración (el paso de BPA del envase al alimento) debe ser nula o mínima.

Muchos diréis, ¿y cómo es posible estar seguros de que esa migración no se va a producir?, bien, se puede, en otro momento os lo podemos explicar, pero calcular la posible migración de un material al alimento es algo que se realiza y se controla con normalidad.

Eso respecto a la primera normativa, pero entonces… ¿la segunda de que habla?

Pues bien, el tema del BPA es tan comentado e investigado que la EFSA tiene una directiva (ver aquí) solo y exclusiva para BIBERONES y lo que encontramos es que…

images (4)

Desde 2011, existe una directiva para el uso de Bisfenol A en biberones donde SE ACONSEJA RESTRINGIR su uso en todos los estados miembros. ¡Si!, se aconseja, pero esta vez España si que ha hecho caso de la autoridad europea e impone la total RESTRICCION de BISFENOL A en BIBERONES.

¡Lo que escucháis mamás!, podéis dejar de tener miedo, el biberón que posiblemente tengas en tu mano está libre de Bisfenol A.

Y entonces, ¿porque el uso de BPA está restringido en biberones y no en todos los materiales que están destinados a entrar en contacto con alimentos?

Pues por una cosa que se llama PRINCIPIO DE PRECAUCIÓN.

descarga (9)

Aunque las pruebas que se han hecho sobre el BPA nos dicen que este compuesto, en las cantidades que estamos expuestos NO presentan posibilidad de riesgo alguno para la salud, existe un grupo de la población que es más vulnerable (estimado hasta los 10 años de edad), en este caso y solo por PRECAUCIÓN, la autoridad europea restringe el uso de Bisfenol A en biberones.

CONCLUSIÓN

El consumo de alimentos que se encuentran en contacto con plásticos está totalmente garantizada su seguridad respecto al BPA, la migración (el paso de BPA hacia el alimento) solo se puede dar cuando el material se somete a condiciones desfavorables (altas temperaturas, acidez, …), vamos, que si no tienes pensado calentarte el agua antes de tomarla no te va a pasar absolutamente nada, ¡tranquilidad!.

Para niños y niñas, como veis, se ha aplicado una directiva especial, en la cual, se aconseja por precaución a todos los estados miembros restringir el uso de BPA en biberones.

DATOS DE INTERES

índice3

–       Puedes saber que envases contienen BPA. En todos los envases de plástico aparecen estos “triángulos” en relieve. Los tipo 1,2,4 y 5 son los que no usan Bisfenol A en su fabricación.

–       BPA también se permite en otros países como los EE.UU. y Japón en el uso materiales en contacto con alimentos.

–       El principio de precaución se establece cuando a pesar de que no se han demostrado que existan efectos adversos (malos) con las dosis a las que normalmente estamos expuestos, tampoco se puede demostrar lo contrario.

images (5)

–       La EFSA prepara un informe exhaustivo para mediados de 2014, donde se dará una información precisa sobre la problemática del Bisfenol A. La EFSA ha dejado caer que se podría bajar la IDA desde 0.05 a 0.005mg/kg/día.

Anuncios

Hablemos de atún, hablemos de mercurio…

Normalmente desde foodyou se intenta desmentir los grandes mitos que existen sobre alimentos en la sociedad, sin embargo, en el post de hoy, foodyou advertirá sobre el exceso de consumo de ciertos alimentos relacionados con un compuesto que seguro también habréis oído hablar, el MERCURIO..

Son muchos los rumores que nos vienen sobre que debemos disminuir la ingesta de pescados como el atún porque contienen una alta concentración de mercurio… Pues bien, esta vez foodyou no puede desmentir totalmente esta noticia que circula por la sociedad, pero tampoco dejarla pasar, ya que como siempre, esta noticia esconde aspectos que debemos conocer y analizar.

¿Dónde encontramos mayormente este mercurio?

descarga (1)El mercurio metílico (que así es como se llama la forma “tóxica” de este compuesto) esta expuesto habitualmente entre nosotros por el consumo en su mayor parte de peces predadores grandes (también marisco, pero en menor cantidad). Estos peces ingieren el mercurio al comer peces mas pequeños (los peces pequeños adquieren el mercurio de su entorno y este pasa a los peces grandes) haciendo que la cantidad total de mercurio en peces predadores grandes sea elevada.

pescados26_10_10

Una vez dentro del pez, este mercurio pasa a ser mercurio metílico ( más “tóxico”) y se acumula en el pez debido a la dificultad del organismo del mismo para asimilarlo y expulsarlo.

 

 

Bien, eso en cuanto a donde lo podemos encontrar normalmente, pero… ¿y que problemas causa la ingesta de este mercurio metílico?, os estaréis preguntando.

descarga (2)

La exposición a niveles altos de mercurio puede perjudicar el cerebro, el corazón, los riñones y el sistema inmunológico de las personas de todas las edades.

También se ha demostrado que los niveles altos de mercurio metílico en las vías sanguíneas de los bebés al nacer y los niños pequeños pueden ser perjudiciales al sistema nervioso en vías de desarrollo dificultando así su proceso de razonamiento y aprendizaje (ver articulo aquí).

Eso en cuanto a lo que ocasiona, pero… ¿y que nos dice la EFSA al respecto?,  vamos a ver si “nos pasamos” con el consumo de pescados grandes y esto nos puede generar algún problema…

Los resultados de las investigaciones nos dicen que con el consumo normal (2 piezas por semana) de pescado que tiene la mayoría de las personas NO es motivo de preocupación. Sin embargo, la EFSA también confirma que las concentraciones de mercurio metílico en estos productos excede la IDA (Ingesta Diaria Admisible) propuesta para mujeres embarazadas, lactantes o niños pequeños (ver articulo aquí).

¿Y esto que quiere decir?, Pues que no existe riesgo alguno al comer carnes de pescados grandes en personas con una dieta y estado normal, pero que existe un posible riesgo para un cierto tipo de población como son: embarazadas, mujeres en estado de lactancia y niños menores de 3 años.

En los dos primeros grupos de población susceptible (embarazadas y estado de lactancia), el mercurio metílico puede pasar al feto o al bebe a través de la placenta o la leche materna respectivamente, pudiendo generar los problemas mencionados anteriormente, es por ello que se recomienda disminuir el exceso de este tipo de productos, aunque insisto, solo por precaución y solo a embarazadas, lactantes y niños pequeños.

En la pagina 3 de este enlace (pinchar aquí para ver) podréis ver un ejemplo de estos pescados (atún, besugo, esturión,…) y las advertencias y prohibiciones que hay en distintos países acerca de su consumo… ¡Si!, en otros países si estas embarazada, eres lactante, o menor de 3 años, existen unas pautas rigurosas a seguir con este tipo de alimentos.

¡¡OJOOO!!! ¿Por que mi médico no me dice nada y en Holanda le dicen a la futura madre que no coma esturión durante su embarazo? ¿Por qué no sale ninguna recomendación de España por ningún lado?

1214210105352

Pues muy simple, Actualmente España, junto con Hungría, Luxemburgo y Eslovaquia son los únicos países de la zona euro que no advierten sobre este tema a la población. 

 

¿Como es posible que si la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) elabora unas recomendaciones para los estados miembros, España no la cumpla?

Pues por eso mismo, porque a pesar de todo, se trata de una recomendación y no de una normativa de obligado cumplimiento.

¿Error? Desde mi humilde punto de vista… Si.

Existe un riesgo que se podría  controlar y actualmente en España no lo estamos haciendo.

Por otro lado, visto de este modo se puede generar un cierto tipo de pánico el hecho de consumir este tipo de pescados, pero nada mas lejos de la realidad.

descarga (3) El consumo de estos productos son mas que recomendados ya que en ellos se encuentran componentes muy beneficiosos para la salud como ácidos grasos poliinsaturados, carnes de alto contenido proteico y bajas en grasas saturadas (grasas “malas”, de las cuales ya hablaremos en otro post) entre otras muchas sustancias positivas para nuestro organismo.

 

El problema en este tema está en la escasa información que se trasmite sobre el consumo de estos productos en España y que puede hacer que se generen comentarios innecesarios solo por la falta de entendimiento.

En este caso, España tiene un trabajo pendiente en cuanto a información al respecto.

Desde aquí, vamos a daros las recomendaciones que se ofrecen desde la EFSA (ver aquí) hacia la problemática del mercurio metílico en pescados, por un lado:

images (1)

–      Se recomienda a las mujeres embarazadas o en estado de lactancia, así como a niños menores de 3 años disminuir la ingesta de pescados predadores grandes a una comida (pieza) por semana, si se trata de conservas (de atún, bonito,… ) 2 latas a la semana.

Sin embargo, por otro lado hay que hacer hincapié en que el consumo de estos productos por personas sanas y que no estén en los grupos de población de arriba (embarazadas, lactantes y niños), esta TOTALMENTE CONFIRMADA SU SEGURIDAD y se ACONSEJA SU CONSUMO por las números beneficios que contiene la carne de pescado.

Esta vez FoodYou ha ido más allá, no se ha quedado en el simple comentario de la gente, desde aquí no se pretende solo desmentir historias, se trata de analizarlas e informar de la situación, siempre usando y dando a conocer las fuentes de información que vosotros mismos podréis utilizar para asuntos propios.

Nos vemos en el siguiente post, mas información en @foodyou_es o @jujolorka.