Actimel, vitaminas en champú y la madre que nos parió.

Cada vez que decidimos salir a comprar encontramos miles de productos que se venden con frases tales como “Previene de enfermedades cardiovasculares”, “ayuda a tus defensas”, … Frases que si las analizamos… no significan realmente mucho.

Aunque por supuesto no siempre es así y haciendo un pequeño paréntesis, cabe destacar como rotundamente falsa, denunciada e incluso desestimada por la EFSA, la afirmación de Actimel en su publicidad que dice poder “reforzar tus defensas”. 

22_ppal_actimel-horizontal

Por si fuese poco en 2009, Foodwatch, una organización alemana centrada en la protección de los derechos del consumidor, otorgó a este producto el Goldener Windbeutel (Profiterol de Oro), Premio a la mentira publicitaria más insolente. Esta organización ha criticado duramente el lema de la campaña, “Actimel activa tus defensas”.

Incluso los expertos encargados de estudiar a actimel y sus supuestos beneficios llegaron al acuerdo de que un Actimel no hacía nada que no hiciese un yogur normal. Destacamos las palabras de la investigadora Anne Markwardt, encargada del caso actimel:

actitimo-lactobacilo-lactobacillus-l-casei-immunitas-vitamina-b6-agencia-europea-efsa-actimel-platano-d

«Actimel no protege de los resfriados; refuerza débilmente el sistema inmunológico y no tan bien como un yogur natural tradicional, pero cuesta cuatro veces más y está el doble de azucarado. La publicidad de Danone es un gran cuento probiótico».

En 2010, Foodwatch Países Bajos también otorgó a Actimel el Gouden Windei (Huevo Hueco de Oro) a la publicidad más engañosa.

Si, suena rara esta pequeña introducción, sobre todo cuando FoodYou hasta ahora siempre ha estado a favor de los avances que ofrece la industria. Bien, pero resulta que NO hablamos de avances aunque lo parezca, hablamos de una serie de productos que por mal entendimiento del consumidor o en su defecto, un etiquetado donde resaltan una cualidad beneficiosa que puede ofrecer el producto aprovechando un vació legal en legislación, las empresas (en la mayoría de los casos NO del ámbito alimentario) pueden jugar y confundirnos o hacernos creer algo que no es.

Es algo complejo y difícil de enlazar debido a la multitud de casos y aspectos que están relacionados con este tema, pero vamos a intentar resumirlo y ordenarlos de la mejor manera posible para haceros llegar algunos de los puntos mas llamativos del asunto.

Empecemos…

descarga (11)

Por un lado tenemos los productos que se venden aprovechando un vació legal que ofrece el reglamento UE 432/2012 y en el que se establece que a partir de una dosis mínima (en ocasiones ridículas) que el producto, ya sea alimento, cosmético o cualquier cosa a la que se le incorpore una sustancia presente en ese reglamento puede lucir en su etiquetado una serie de publicidad que resulta un tanto ambigua. 

Me explico. Por ejemplo,  un producto al que le añadan tan solo 12mg de vitamina C (vitamina bien conocida por todos/as), con este reglamento ya puede lucir en su etiquetado los siguientes distintivos:

“Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario durante el ejercicio físico intenso y después de este”, “contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario”, “ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga”,…

Y así hasta 15 posibles características diferentes que el producto puede presumir en el etiquetado con que tan solo lleve 12mg de vitamina C. Para que os hagáis una idea de lo ridículo que resulta solo debéis  mirar los precios la próxima vez que os encontréis  un producto que se publicite gracias a que lleva Vitamina C (o cualquier otra) y buscar en la tabla de composición la cantidad de esta vitamina.

descarga (12)

En algunos casos os llevaréis una sorpresa al ver que tendréis que pagar una suma de dinero importante por una cualidad que te pueden dar un pimiento con sus 130mg de vitamina C (11 veces más vitamina que lo permitido por ley para anunciar los efectos beneficiosos de la misma) o una naranja con 50mg.

Si todavía no tenéis claro de que os hablamos os lo explicamos de forma clara. Si queréis ganaros un dinero extra tan solo coger un recipiente, llenarlo de cualquier cosa que os guste o no y añadirle 12mg de vitamina C por cada 100ml o 100g. Ahora, nos aprovechamos de la ley para ponerle en grande un rotulo que ponga “AYUDA A DISMINUIR EL CANSANCIO Y LA FATIGA” y listo, sentaros y esperar que alguien muerda el anzuelo y venderlo como algo exclusivo. (Si lo hacéis en la puerta de un gimnasio tendréis aún mas probabilidad de éxito) 😉

Si, así de fácil es, y generalmente NO son alimentos, SON productos de belleza o artículos del día a día los que se aprovechan de este reglamento.

Shampoo

*Posiblemente ese champú que habéis comprado y que dice prevenir de la caída del pelo, llevara una dosis mínima de vitamina C la cual se aprovecha para poder venderse con publicidad tal que: “fortalece tu pelo”, “ayuda a mantener un pelo sano”,… y así con cremas y demás complementos del día a día que añadiéndole un mínimo de vitaminas, minerales,… legalmente pueden publicitarse como lo hacen.

Una pena, sobre todo si has pagado mucho por ello, te dolerá en el alma saber que escurrirte una naranja mientras te duchas te hará mas que el “fabuloso” producto del que presumes.

Sea de la forma que sea, siempre que veáis un producto que se anuncie como que “ayuda a reforzar el cabello..”, “Mejora el funcionamiento …”, “Rico en vitaminas C,D,….” mirar la tabla de composición, en ella os dirán la cantidad real del compuesto por el cual el producto se diferencia del resto. Si no lo pone, generalmente será porque están aprovechando el reglamento y usando la mínima dosis para poder publicitarse con unas características que realmente no cumple su objetivo por las ridículas cantidades que llevan. Y si por el contrario, la cantidad está puesta, en la mayoría de los casos cualquier alimento llevará mas cantidad que esos productos.

bcxodjtimaaspug DSCN9207 images (6)

Bien, eso respecto al vació legal que deja este articulo, pero… ¿Qué pasa con esos productos que se anuncian con una publicidad confusa o difícil de entender por un consumidor cualquiera?

Vamos a intentar explicaros algunos de los casos en los que mas nos equivocamos cuando hacemos la compra.

1.  “Sin azucares añadidos”

Bombon_mini_almendrado_sin_azucar

Es una de la publicidad más usada. Puede hacer entender al consumidor dos cosas;   por un lado se puede llegar a pensar que este producto no contiene azucares y por otro que el alimento que porte esta publicidad es un producto bajo en calorías. Pues bien, os tenemos que decir que ninguna de los pensamientos que pueden dar lugar a entender son verdaderos.  Sin azucares añadidos expresa, que no se le han añadidos azucares en su producción, pero eso no significa que no contenga azúcar, ya que contiene el azúcar de todos los ingredientes de los que está hecho el producto en si.

Respecto a las calorías, no siempre es así, un ejemplo claro ocurre en galletas, en ocasiones, para mantener el buen sabor del producto sin añadirle azucares, lo que se hace es aumentar la cantidad de grasa, de manera que si compramos estos productos pensando que son más sanos, nos están metiendo gato por liebre…

 2.  Alimentos  light (Reducción mínima de un 30% de calorías)

productos_light

Los productos a los que se les ha reducido en un 30% su contenido en calorías pueden legalmente poner en su etiquetado la palabra “light”, así pues, es un error común entre los consumidores considerar que todos los alimentos light son bajos en calorías. Un ejemplo, una bolsa de patatas fritas cualquiera tiene por media unos 500kcal a los 100g, si la compramos “light”, realmente  vamos a seguir consumiendo la cifra de casi 400kcal por una bolsa de patatas, Aproximadamente 1/3 de las calorías necesarias para pasar el día. Lo mismo pasa con mayonesa light, galletas light,… ¡Ojo y moderación!

3.  Alimento “Bajo en grasa” (reducción mínima de 3gr de grasa)

Posiblemente uno de la publicidad mas inútil de las que encontramos en el mercado, primero porque entre el 30 y el 35% de la energía total ingerida (hablo de calorías) debe provenir de la grasa. En general, entre 30 y 70 gramos al día, dependiendo del individuo, claro está y, por supuesto intentar que sean INSATURADAS y no SATURADAS (esto lo explicaremos en otra ocasión).

Y segundo y mas importante, que sea bajo en grasas no significa que sea bajo en calorías, os pongo un ejemplo:

Una galleta OREO normal contiene 160 calorias y 7g de grasa, por el contrario, la misma galleta vendida como “bajo en grasa” contiene 140 calorias y 3,5g de grasa.

Es decir, que contienen prácticamente las mismas calorías, de hecho, la mayoría de esas calorías son azucares, algo que realmente si que debemos disminuir según afirma la OMS en un estudio en el que alerta del nivel de azúcares al que estamos expuestos diariamente es superior al que debiese ser (ver aquí).

Como podéis ver, la legislación en la industria es algo complejo y en ocasiones confuso para un consumidor medio que tiende a dejarse llevar por lo que publicita su etiquetado  y que a veces pueden ser malinterpretados.

images (8)

Para una mayor comprensión del mismo, desde FoodYou aconsejamos no dejarse llevar por estos anuncios placebos y mirar la tabla de composición, ya que es lo único que os va a garantizar lo que vais a consumir.

Porque como en la foto, no se trata de engaño, sino de que a veces las cosas pueden tener doble cara… 😉

Y para terminar, pensar que los alimentos en general ya son ricos en la mayoría de esas vitaminas y minerales que se aprovechan en los productos que hablamos en la primera parte de este post. Una alimentación y estilo de vida saludable es la mayor inversión si quieres cuidarte, por no hablar de como te lo agradecerá tu bolsillo.

fruit-dumbbells

Ayúdanos a seguir con este proyecto y comparte ciencia en tus redes sociales. Saludos y hasta la próxima.

Más información en @foodyou_es

o en nuestra pagina de facebook (foodyoues): https://www.facebook.com/food.you.es?fref=ts

Anuncios

Hablemos de atún, hablemos de mercurio…

Normalmente desde foodyou se intenta desmentir los grandes mitos que existen sobre alimentos en la sociedad, sin embargo, en el post de hoy, foodyou advertirá sobre el exceso de consumo de ciertos alimentos relacionados con un compuesto que seguro también habréis oído hablar, el MERCURIO..

Son muchos los rumores que nos vienen sobre que debemos disminuir la ingesta de pescados como el atún porque contienen una alta concentración de mercurio… Pues bien, esta vez foodyou no puede desmentir totalmente esta noticia que circula por la sociedad, pero tampoco dejarla pasar, ya que como siempre, esta noticia esconde aspectos que debemos conocer y analizar.

¿Dónde encontramos mayormente este mercurio?

descarga (1)El mercurio metílico (que así es como se llama la forma “tóxica” de este compuesto) esta expuesto habitualmente entre nosotros por el consumo en su mayor parte de peces predadores grandes (también marisco, pero en menor cantidad). Estos peces ingieren el mercurio al comer peces mas pequeños (los peces pequeños adquieren el mercurio de su entorno y este pasa a los peces grandes) haciendo que la cantidad total de mercurio en peces predadores grandes sea elevada.

pescados26_10_10

Una vez dentro del pez, este mercurio pasa a ser mercurio metílico ( más “tóxico”) y se acumula en el pez debido a la dificultad del organismo del mismo para asimilarlo y expulsarlo.

 

 

Bien, eso en cuanto a donde lo podemos encontrar normalmente, pero… ¿y que problemas causa la ingesta de este mercurio metílico?, os estaréis preguntando.

descarga (2)

La exposición a niveles altos de mercurio puede perjudicar el cerebro, el corazón, los riñones y el sistema inmunológico de las personas de todas las edades.

También se ha demostrado que los niveles altos de mercurio metílico en las vías sanguíneas de los bebés al nacer y los niños pequeños pueden ser perjudiciales al sistema nervioso en vías de desarrollo dificultando así su proceso de razonamiento y aprendizaje (ver articulo aquí).

Eso en cuanto a lo que ocasiona, pero… ¿y que nos dice la EFSA al respecto?,  vamos a ver si “nos pasamos” con el consumo de pescados grandes y esto nos puede generar algún problema…

Los resultados de las investigaciones nos dicen que con el consumo normal (2 piezas por semana) de pescado que tiene la mayoría de las personas NO es motivo de preocupación. Sin embargo, la EFSA también confirma que las concentraciones de mercurio metílico en estos productos excede la IDA (Ingesta Diaria Admisible) propuesta para mujeres embarazadas, lactantes o niños pequeños (ver articulo aquí).

¿Y esto que quiere decir?, Pues que no existe riesgo alguno al comer carnes de pescados grandes en personas con una dieta y estado normal, pero que existe un posible riesgo para un cierto tipo de población como son: embarazadas, mujeres en estado de lactancia y niños menores de 3 años.

En los dos primeros grupos de población susceptible (embarazadas y estado de lactancia), el mercurio metílico puede pasar al feto o al bebe a través de la placenta o la leche materna respectivamente, pudiendo generar los problemas mencionados anteriormente, es por ello que se recomienda disminuir el exceso de este tipo de productos, aunque insisto, solo por precaución y solo a embarazadas, lactantes y niños pequeños.

En la pagina 3 de este enlace (pinchar aquí para ver) podréis ver un ejemplo de estos pescados (atún, besugo, esturión,…) y las advertencias y prohibiciones que hay en distintos países acerca de su consumo… ¡Si!, en otros países si estas embarazada, eres lactante, o menor de 3 años, existen unas pautas rigurosas a seguir con este tipo de alimentos.

¡¡OJOOO!!! ¿Por que mi médico no me dice nada y en Holanda le dicen a la futura madre que no coma esturión durante su embarazo? ¿Por qué no sale ninguna recomendación de España por ningún lado?

1214210105352

Pues muy simple, Actualmente España, junto con Hungría, Luxemburgo y Eslovaquia son los únicos países de la zona euro que no advierten sobre este tema a la población. 

 

¿Como es posible que si la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) elabora unas recomendaciones para los estados miembros, España no la cumpla?

Pues por eso mismo, porque a pesar de todo, se trata de una recomendación y no de una normativa de obligado cumplimiento.

¿Error? Desde mi humilde punto de vista… Si.

Existe un riesgo que se podría  controlar y actualmente en España no lo estamos haciendo.

Por otro lado, visto de este modo se puede generar un cierto tipo de pánico el hecho de consumir este tipo de pescados, pero nada mas lejos de la realidad.

descarga (3) El consumo de estos productos son mas que recomendados ya que en ellos se encuentran componentes muy beneficiosos para la salud como ácidos grasos poliinsaturados, carnes de alto contenido proteico y bajas en grasas saturadas (grasas “malas”, de las cuales ya hablaremos en otro post) entre otras muchas sustancias positivas para nuestro organismo.

 

El problema en este tema está en la escasa información que se trasmite sobre el consumo de estos productos en España y que puede hacer que se generen comentarios innecesarios solo por la falta de entendimiento.

En este caso, España tiene un trabajo pendiente en cuanto a información al respecto.

Desde aquí, vamos a daros las recomendaciones que se ofrecen desde la EFSA (ver aquí) hacia la problemática del mercurio metílico en pescados, por un lado:

images (1)

–      Se recomienda a las mujeres embarazadas o en estado de lactancia, así como a niños menores de 3 años disminuir la ingesta de pescados predadores grandes a una comida (pieza) por semana, si se trata de conservas (de atún, bonito,… ) 2 latas a la semana.

Sin embargo, por otro lado hay que hacer hincapié en que el consumo de estos productos por personas sanas y que no estén en los grupos de población de arriba (embarazadas, lactantes y niños), esta TOTALMENTE CONFIRMADA SU SEGURIDAD y se ACONSEJA SU CONSUMO por las números beneficios que contiene la carne de pescado.

Esta vez FoodYou ha ido más allá, no se ha quedado en el simple comentario de la gente, desde aquí no se pretende solo desmentir historias, se trata de analizarlas e informar de la situación, siempre usando y dando a conocer las fuentes de información que vosotros mismos podréis utilizar para asuntos propios.

Nos vemos en el siguiente post, mas información en @foodyou_es o @jujolorka.