Actimel, vitaminas en champú y la madre que nos parió.

Cada vez que decidimos salir a comprar encontramos miles de productos que se venden con frases tales como “Previene de enfermedades cardiovasculares”, “ayuda a tus defensas”, … Frases que si las analizamos… no significan realmente mucho.

Aunque por supuesto no siempre es así y haciendo un pequeño paréntesis, cabe destacar como rotundamente falsa, denunciada e incluso desestimada por la EFSA, la afirmación de Actimel en su publicidad que dice poder “reforzar tus defensas”. 

22_ppal_actimel-horizontal

Por si fuese poco en 2009, Foodwatch, una organización alemana centrada en la protección de los derechos del consumidor, otorgó a este producto el Goldener Windbeutel (Profiterol de Oro), Premio a la mentira publicitaria más insolente. Esta organización ha criticado duramente el lema de la campaña, “Actimel activa tus defensas”.

Incluso los expertos encargados de estudiar a actimel y sus supuestos beneficios llegaron al acuerdo de que un Actimel no hacía nada que no hiciese un yogur normal. Destacamos las palabras de la investigadora Anne Markwardt, encargada del caso actimel:

actitimo-lactobacilo-lactobacillus-l-casei-immunitas-vitamina-b6-agencia-europea-efsa-actimel-platano-d

«Actimel no protege de los resfriados; refuerza débilmente el sistema inmunológico y no tan bien como un yogur natural tradicional, pero cuesta cuatro veces más y está el doble de azucarado. La publicidad de Danone es un gran cuento probiótico».

En 2010, Foodwatch Países Bajos también otorgó a Actimel el Gouden Windei (Huevo Hueco de Oro) a la publicidad más engañosa.

Si, suena rara esta pequeña introducción, sobre todo cuando FoodYou hasta ahora siempre ha estado a favor de los avances que ofrece la industria. Bien, pero resulta que NO hablamos de avances aunque lo parezca, hablamos de una serie de productos que por mal entendimiento del consumidor o en su defecto, un etiquetado donde resaltan una cualidad beneficiosa que puede ofrecer el producto aprovechando un vació legal en legislación, las empresas (en la mayoría de los casos NO del ámbito alimentario) pueden jugar y confundirnos o hacernos creer algo que no es.

Es algo complejo y difícil de enlazar debido a la multitud de casos y aspectos que están relacionados con este tema, pero vamos a intentar resumirlo y ordenarlos de la mejor manera posible para haceros llegar algunos de los puntos mas llamativos del asunto.

Empecemos…

descarga (11)

Por un lado tenemos los productos que se venden aprovechando un vació legal que ofrece el reglamento UE 432/2012 y en el que se establece que a partir de una dosis mínima (en ocasiones ridículas) que el producto, ya sea alimento, cosmético o cualquier cosa a la que se le incorpore una sustancia presente en ese reglamento puede lucir en su etiquetado una serie de publicidad que resulta un tanto ambigua. 

Me explico. Por ejemplo,  un producto al que le añadan tan solo 12mg de vitamina C (vitamina bien conocida por todos/as), con este reglamento ya puede lucir en su etiquetado los siguientes distintivos:

“Contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario durante el ejercicio físico intenso y después de este”, “contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario”, “ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga”,…

Y así hasta 15 posibles características diferentes que el producto puede presumir en el etiquetado con que tan solo lleve 12mg de vitamina C. Para que os hagáis una idea de lo ridículo que resulta solo debéis  mirar los precios la próxima vez que os encontréis  un producto que se publicite gracias a que lleva Vitamina C (o cualquier otra) y buscar en la tabla de composición la cantidad de esta vitamina.

descarga (12)

En algunos casos os llevaréis una sorpresa al ver que tendréis que pagar una suma de dinero importante por una cualidad que te pueden dar un pimiento con sus 130mg de vitamina C (11 veces más vitamina que lo permitido por ley para anunciar los efectos beneficiosos de la misma) o una naranja con 50mg.

Si todavía no tenéis claro de que os hablamos os lo explicamos de forma clara. Si queréis ganaros un dinero extra tan solo coger un recipiente, llenarlo de cualquier cosa que os guste o no y añadirle 12mg de vitamina C por cada 100ml o 100g. Ahora, nos aprovechamos de la ley para ponerle en grande un rotulo que ponga “AYUDA A DISMINUIR EL CANSANCIO Y LA FATIGA” y listo, sentaros y esperar que alguien muerda el anzuelo y venderlo como algo exclusivo. (Si lo hacéis en la puerta de un gimnasio tendréis aún mas probabilidad de éxito) 😉

Si, así de fácil es, y generalmente NO son alimentos, SON productos de belleza o artículos del día a día los que se aprovechan de este reglamento.

Shampoo

*Posiblemente ese champú que habéis comprado y que dice prevenir de la caída del pelo, llevara una dosis mínima de vitamina C la cual se aprovecha para poder venderse con publicidad tal que: “fortalece tu pelo”, “ayuda a mantener un pelo sano”,… y así con cremas y demás complementos del día a día que añadiéndole un mínimo de vitaminas, minerales,… legalmente pueden publicitarse como lo hacen.

Una pena, sobre todo si has pagado mucho por ello, te dolerá en el alma saber que escurrirte una naranja mientras te duchas te hará mas que el “fabuloso” producto del que presumes.

Sea de la forma que sea, siempre que veáis un producto que se anuncie como que “ayuda a reforzar el cabello..”, “Mejora el funcionamiento …”, “Rico en vitaminas C,D,….” mirar la tabla de composición, en ella os dirán la cantidad real del compuesto por el cual el producto se diferencia del resto. Si no lo pone, generalmente será porque están aprovechando el reglamento y usando la mínima dosis para poder publicitarse con unas características que realmente no cumple su objetivo por las ridículas cantidades que llevan. Y si por el contrario, la cantidad está puesta, en la mayoría de los casos cualquier alimento llevará mas cantidad que esos productos.

bcxodjtimaaspug DSCN9207 images (6)

Bien, eso respecto al vació legal que deja este articulo, pero… ¿Qué pasa con esos productos que se anuncian con una publicidad confusa o difícil de entender por un consumidor cualquiera?

Vamos a intentar explicaros algunos de los casos en los que mas nos equivocamos cuando hacemos la compra.

1.  “Sin azucares añadidos”

Bombon_mini_almendrado_sin_azucar

Es una de la publicidad más usada. Puede hacer entender al consumidor dos cosas;   por un lado se puede llegar a pensar que este producto no contiene azucares y por otro que el alimento que porte esta publicidad es un producto bajo en calorías. Pues bien, os tenemos que decir que ninguna de los pensamientos que pueden dar lugar a entender son verdaderos.  Sin azucares añadidos expresa, que no se le han añadidos azucares en su producción, pero eso no significa que no contenga azúcar, ya que contiene el azúcar de todos los ingredientes de los que está hecho el producto en si.

Respecto a las calorías, no siempre es así, un ejemplo claro ocurre en galletas, en ocasiones, para mantener el buen sabor del producto sin añadirle azucares, lo que se hace es aumentar la cantidad de grasa, de manera que si compramos estos productos pensando que son más sanos, nos están metiendo gato por liebre…

 2.  Alimentos  light (Reducción mínima de un 30% de calorías)

productos_light

Los productos a los que se les ha reducido en un 30% su contenido en calorías pueden legalmente poner en su etiquetado la palabra “light”, así pues, es un error común entre los consumidores considerar que todos los alimentos light son bajos en calorías. Un ejemplo, una bolsa de patatas fritas cualquiera tiene por media unos 500kcal a los 100g, si la compramos “light”, realmente  vamos a seguir consumiendo la cifra de casi 400kcal por una bolsa de patatas, Aproximadamente 1/3 de las calorías necesarias para pasar el día. Lo mismo pasa con mayonesa light, galletas light,… ¡Ojo y moderación!

3.  Alimento “Bajo en grasa” (reducción mínima de 3gr de grasa)

Posiblemente uno de la publicidad mas inútil de las que encontramos en el mercado, primero porque entre el 30 y el 35% de la energía total ingerida (hablo de calorías) debe provenir de la grasa. En general, entre 30 y 70 gramos al día, dependiendo del individuo, claro está y, por supuesto intentar que sean INSATURADAS y no SATURADAS (esto lo explicaremos en otra ocasión).

Y segundo y mas importante, que sea bajo en grasas no significa que sea bajo en calorías, os pongo un ejemplo:

Una galleta OREO normal contiene 160 calorias y 7g de grasa, por el contrario, la misma galleta vendida como “bajo en grasa” contiene 140 calorias y 3,5g de grasa.

Es decir, que contienen prácticamente las mismas calorías, de hecho, la mayoría de esas calorías son azucares, algo que realmente si que debemos disminuir según afirma la OMS en un estudio en el que alerta del nivel de azúcares al que estamos expuestos diariamente es superior al que debiese ser (ver aquí).

Como podéis ver, la legislación en la industria es algo complejo y en ocasiones confuso para un consumidor medio que tiende a dejarse llevar por lo que publicita su etiquetado  y que a veces pueden ser malinterpretados.

images (8)

Para una mayor comprensión del mismo, desde FoodYou aconsejamos no dejarse llevar por estos anuncios placebos y mirar la tabla de composición, ya que es lo único que os va a garantizar lo que vais a consumir.

Porque como en la foto, no se trata de engaño, sino de que a veces las cosas pueden tener doble cara… 😉

Y para terminar, pensar que los alimentos en general ya son ricos en la mayoría de esas vitaminas y minerales que se aprovechan en los productos que hablamos en la primera parte de este post. Una alimentación y estilo de vida saludable es la mayor inversión si quieres cuidarte, por no hablar de como te lo agradecerá tu bolsillo.

fruit-dumbbells

Ayúdanos a seguir con este proyecto y comparte ciencia en tus redes sociales. Saludos y hasta la próxima.

Más información en @foodyou_es

o en nuestra pagina de facebook (foodyoues): https://www.facebook.com/food.you.es?fref=ts

Bisfenol A, el famoso biberón.

Bisfenol A, el famoso biberón.

Muchas son las personas que desde el inicio del proyecto FoodYou nos preguntan sobre este compuesto. descarga (5)Un compuesto que se conoce sobre todo por madres que tienen que comprar el biberón para su recién nacido, madres que previamente han leído por redes sociales, o que han escuchado por la calle la “precaución” que se debe tener al comprar “ese biberón”, pero… ¿existe realmente este compuesto en los biberones? Y de ser así, ¿existe este compuesto en otro tipo de materiales destinados a estar en contacto con alimentos?

Muchas son las dudas acerca de este compuesto y aquí empieza la tarea de FoodYou para ir ordenando y contestando un tema que viene de lejos y que realmente merece la pena conocer.

¿Qué es el Bisfenol A o BPA?

descarga (6)

El Bisfenol A (BPA) es una sustancia química que se utiliza principalmente en combinación con otros productos químicos para la fabricación de plásticos y resinas. Por ejemplo, el BPA se utiliza en policarbonato, un plástico transparente rígido de alto rendimiento, este policarbonato se utiliza para fabricar envases de alimentos como botellas retornables de bebidas, biberones (bebé), vajilla (platos y tazas) y recipientes de almacenamiento. Residuos de BPA están también presentes en las resinas epoxi es un tipo de “pegamento” utilizado para hacer los revestimientos protectores y revestimientos para latas y cubas de alimentos y bebidas.

Eso en cuanto a que es el Bisfenol A, pero… ¿Por qué existen rumores negativos acerca de este compuesto?

Bien, el principal problema que los expertos encontraron es que el BPA puede migrar en pequeñas cantidades en los alimentos y bebidas almacenados en materiales que contienen la sustancia. Es decir, que este Bisfenol A puede pasar del envase al alimento y entrar así a nuestro organismo.

descarga (7)

 

*El Bisfenol A puede pasar del envase al alimento SOLO cuando este envase es calentado (a mas de 100ºC) o sometido a condiciones desfavorables en general.

 

Bien, visto que este compuesto PODRÍA llegar a nuestro organismo a través de los alimentos, interesaría saber que problemas acarrearía su ingesta, lo que como a vosotros, me hace reflexionar la siguiente pregunta…

¿Qué problemas ocasiona el Bisfenol A?, pues bien, he de decir que si sois un poco hipocondríacos os saltéis esta parte y vayáis directamente a la parte final de este post…

Los problemas del consumo de Bisfenol A pueden ser entre otros; provocar diabetes, perturbar hormonas del desarrollo, estimular la pubertad precoz, afectar  a la fertilidad, aumento del numero de adipocitos (células de la grasa), inducir alteraciones pre-cancerosas en las células,…

images (3)

Como siempre, esto parece la matanza de Texas a nivel global y a través de los alimentos…Pero  todo tiene su explicación. Cierto es que esta vez no podemos hablar de aquello de la DOSIS-EFECTO que hablábamos en el primer post (El agua también mata) ya que el BPA no es una sustancia que nuestro cuerpo tolere en altas cantidades, al igual que no la necesitamos para nada en nuestro organismo. Pero esto no quiere decir que nuestro cuerpo no sea capaz de expulsar el BPA (IDA 0.05mg por día y por kg de peso), de hecho, aquí es donde entran los estudios y las investigaciones al respecto.

¿Qué quiere decir esto?, pues que existe legislación al respecto, es más, a falta de una, existen dos:

La primera (ver aquí) nos dice que el BPA queda totalmente permitido para su uso en materiales en contacto con los alimentos. Estos envases deben garantizar que la migración (el paso de BPA del envase al alimento) debe ser nula o mínima.

Muchos diréis, ¿y cómo es posible estar seguros de que esa migración no se va a producir?, bien, se puede, en otro momento os lo podemos explicar, pero calcular la posible migración de un material al alimento es algo que se realiza y se controla con normalidad.

Eso respecto a la primera normativa, pero entonces… ¿la segunda de que habla?

Pues bien, el tema del BPA es tan comentado e investigado que la EFSA tiene una directiva (ver aquí) solo y exclusiva para BIBERONES y lo que encontramos es que…

images (4)

Desde 2011, existe una directiva para el uso de Bisfenol A en biberones donde SE ACONSEJA RESTRINGIR su uso en todos los estados miembros. ¡Si!, se aconseja, pero esta vez España si que ha hecho caso de la autoridad europea e impone la total RESTRICCION de BISFENOL A en BIBERONES.

¡Lo que escucháis mamás!, podéis dejar de tener miedo, el biberón que posiblemente tengas en tu mano está libre de Bisfenol A.

Y entonces, ¿porque el uso de BPA está restringido en biberones y no en todos los materiales que están destinados a entrar en contacto con alimentos?

Pues por una cosa que se llama PRINCIPIO DE PRECAUCIÓN.

descarga (9)

Aunque las pruebas que se han hecho sobre el BPA nos dicen que este compuesto, en las cantidades que estamos expuestos NO presentan posibilidad de riesgo alguno para la salud, existe un grupo de la población que es más vulnerable (estimado hasta los 10 años de edad), en este caso y solo por PRECAUCIÓN, la autoridad europea restringe el uso de Bisfenol A en biberones.

CONCLUSIÓN

El consumo de alimentos que se encuentran en contacto con plásticos está totalmente garantizada su seguridad respecto al BPA, la migración (el paso de BPA hacia el alimento) solo se puede dar cuando el material se somete a condiciones desfavorables (altas temperaturas, acidez, …), vamos, que si no tienes pensado calentarte el agua antes de tomarla no te va a pasar absolutamente nada, ¡tranquilidad!.

Para niños y niñas, como veis, se ha aplicado una directiva especial, en la cual, se aconseja por precaución a todos los estados miembros restringir el uso de BPA en biberones.

DATOS DE INTERES

índice3

–       Puedes saber que envases contienen BPA. En todos los envases de plástico aparecen estos “triángulos” en relieve. Los tipo 1,2,4 y 5 son los que no usan Bisfenol A en su fabricación.

–       BPA también se permite en otros países como los EE.UU. y Japón en el uso materiales en contacto con alimentos.

–       El principio de precaución se establece cuando a pesar de que no se han demostrado que existan efectos adversos (malos) con las dosis a las que normalmente estamos expuestos, tampoco se puede demostrar lo contrario.

images (5)

–       La EFSA prepara un informe exhaustivo para mediados de 2014, donde se dará una información precisa sobre la problemática del Bisfenol A. La EFSA ha dejado caer que se podría bajar la IDA desde 0.05 a 0.005mg/kg/día.

El agua también mata.

“Los grandes espíritus siempre han tenido que luchar contra la oposición feroz de mentes mediocres” Albert Einstein

Image

Con esta frase se puede pensar o esperar algo más de lo que va a ser este humilde blog. No alarmaros, no voy a solucionar el mundo, ni siquiera lo voy a intentar, solo voy a daros información desde un punto de vista real y asequible sobre diferentes aspectos dentro del mundo de la alimentación y todo lo que ello conlleva. No quiero ni pretendo que esto sea un blog de nutrición para pasar el tiempo, no. Con este proyecto intentare acercaros de una manera clara las partes más complejas del campo en el que me rodeo y resolviendo algunas de las mentiras más grandes de la red.

¿Quién soy?                                      

Me llamo Juanjo, Soy estudiante del grado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos (CyTA) de la Universidad de Murcia. En estos momentos me encuentro terminado mis estudios y realizando prácticas en Holanda, en concreto en una escuela de ciencias aplicadas al norte de este país, su nombre, Van Hall Larenstein, que pertenece a la principal Universidad de Tecnología de los Alimentos de Europa, Universidad de Wageningen.

¿Por qué abrir un blog?

A decir verdad, nunca había entendido porque la gente abría blog así porque sí para contar sus quehaceres, pero tras un ir y venir de información puesta de moda, donde se deja muy mal al mundo de la química en la industria alimentaria me sentía en la obligación de hacer algo, algo para llegar a la gente, no quiero con ello ser visto por cuantos más mejor ( que si pasa, bienvenido sea), con que tan solo una persona pueda comprobar de mi mano que la mayoría de noticias que se están vertiendo sobre el entorno alimentario son mentira me daré por satisfecho.

Este proyecto llevaba ya tiempo rondándome por la cabeza, y cobró mucha fuerza al ver un programa de televisión que creía serio, un programa en el que aprovechó su audiencia y su destacada profesionalidad para dejar mal al sector alimentario español. Este programa conducido por un grandísimo periodista ( no me cabe la menor duda, pero aquí se coló bastante), no tuvo otra que en 40 minutos de programa, meter a un solo científico y como a 5 divulgadores sin criterio ni formación ninguna para hablar del tema. Estos divulgadores básicamente decían que todos los productos químicos que se le echan a los alimentos son cáncer, cáncer, cáncer, CANCERRRRR.

Image

Dios mío, hasta yo, que sabía de las burradas que se estaban cometiendo en ese programa por parte de esos charlatanes llegue a creerme que la pechuga que tenía delante mientras cenaba me iba a matar.

Y diréis, bueno, ¿el verdadero científico algo haría, no?  Pues si, pero os pongo en situación y de hecho, creo, aquí empieza mi primer post:

“La dosis hace el veneno”

Según  Paracelso; Alle Dinge sind ein Gift und nichts ist ohne Gift. Allein die Dosis macht, daß ein Ding kein Gift ist. (“Todo es veneno, nada es sin veneno. Sólo la dosis hace el veneno”).

Así empezó la primera clase que tuve de toxicología hace ya como 2 años y cosas de la vida, así he decido que empiece mi primer post.

En el programa, el presentador, preguntaba sobre la toxicidad de los compuestos que se utilizaban en la industria alimentaria, y claro, el científico básicamente como buen profesional decía que “SI”, lo que pasa que el “pero….” no les interesaba para nada a ese programa y lo omitían o lo pasaban por alto, y claro,  tenemos un problema… porque la gente se queda tan solo con eso.

Ahora voy a intentar continuar esa respuesta que siempre queda cortada a beneficio del morbo.

Si, la toxicidad no es el compuesto, es la cantidad lo que hace que algo sea peligroso. Antes de profundizar y analizar algunos de los fallos cometidos al tratar este tema, os voy a poner en situación.

Empecemos.

 

El agua mata.

Image

Eso es lo que os diría si quisiese “venderos la moto”, y crear polémica, pero tranquilos, estáis a salvo, podéis seguir bebiendo agua,era solo una manera de llamar vuestra atención y que empezaseis a comprender lo de “la dosis hace el veneno”, pues esto ha pasado de verdad, si no lo creéis, mirar.Si amigos/as, lo que escucháis, el agua es muy muy muy peligrosa, así que llevar cuidado.

 

http://www.abc.es/20091204/internacional-estados-unidos/mujer-muere-tras-beber-200912041236.html

No os voy a explicar más de lo que ya viene explicado en la noticia, pues aquí si, está bien detallado:

“Según los expertos, la intoxicación por exceso de ingesta de agua puede alterar el equilibrio natural de los electrolitos en el organismo, y producir hiponatremia o descenso de sodio en la sangre, derivada de un exceso de líquido sin el aporte necesario de este electrolito.”

La explicación científica es fácil, el sodio, se encuentra sobre todo en los líquidos corporales por fuera de las células y es muy importante para mantener la presión arterial. El sodio también se necesita para que los nervios y los músculos trabajen apropiadamente.

Cuando la cantidad de sodio en los líquidos por fuera de las células baja, el agua se cruza (o pasa) hacia éstas para equilibrar los niveles. Esto provoca que las células se hinchen con demasiada agua. Aunque la mayoría de las células puede manejar esta hinchazón, las células del cerebro no lo pueden hacer, debido a que los huesos del cráneo las confina (las empaqueta). Esta hinchazón cerebral fue la causa de muerte de nuestra amiga. : )

O lo que es lo mismo, R-E-V-EN-T-Ó!!

Bien, ahora creo que entendéis un poco mejor lo de “la dosis hace el veneno”. Los 2 litros de agua al día son buenos, claro, pero 8 litros en unas pocas horas,….DOSIS-EFECTO

Ahora vámonos al lado oscuro, vamos a pasar a los compuestos que os dan verdadero miedo. Vamos a ello.

Nitritos (NO2), Nitratos (NO3), Sulfitos (SOx), ….

Menudos nombres ehh!, cualquiera que los vea sabe que eso no puede ser bueno…

Amiguicos, estáis ante 3 compuestos de una amplia gama de ellos que sirven para cuidar vuestras vidas, para que evitéis ir al médico (que tal cual están las cosas con la sanidad pública, mejor cuidarse uno en casa).

Para que podáis disfrutar de un buen salchichón traído desde las más hermosas tierras del norte de España o de un lomo embuchado made in Lorca (tirando para casa),… todo eso y más, solo posible gracias a estos compuestos…

¿Juanjo, a que te refieres con que sin ellos no podrías comerte ese salchichón? ¿Qué hacen exactamente?

Bien, son preguntas fáciles, de contestación un poco compleja, pero vamos a intentar que pilléis la esencia de manera fácil y concisa.

Todos los alimentos, TODOS, antes de ser procesados contienen una alta cantidad de microorganismos o corren el riesgo de contraerla. Cada alimento o producto, suele contener una serie de microorganismos propios y característicos de los mismos, os pongo una foto con algunos ejemplos de microorganismos y donde se suelen encontrar.

Image

 

 

Sin profundizar mucho en el tema, os diré que la mayoría de ellos mueren en el procesado al aplicarles calor (pasteurización, esterilización, cocido,…) aunque no en su totalidad, ni en otros compuestos que estos microorganismo segregan en el producto y que no puede destruir el calor (esporas).

Sin la presencia de los productos químicos mencionados ( que no se os pase que son una parte de lo que se conoce como aditivos), el producto corre riesgo de proliferación bacteriana, o lo que es lo mismo, que vuelvan a crecer dichos microorganismos ( 1 solo microorganismo puede reproducirse hasta formar colonias de muchos miles de microorganismos al cabo de unos minutos).

Estos microorganismos pueden ocasionar desde un simple dolor de barriga, hasta un problema grave que te haga estar en el hospital por un tiempo, o incluso algo peor…

En esencia, se usan los químicos para eliminar (bactericida) o detener el crecimiento microbiano (bacteriostático).

Joder con los productos químicos, que maldad… (ironía).

Podría seguir mucho con los beneficios y donde se usan cada uno de los compuestos químicos en la industria alimentaria, pero eso, eso lo voy a dejar para futuros post.

Ahora bien, ¿si esto es así?, ¿si tan buenos son, donde está el problema…?

Bien, como ya he dicho y seguro que al finalizar el post lo vais a recordar el resto de vuestra vida, “la dosis hace el veneno” y claro, no seré yo el que os diga, que os echéis “un puñao” de nitritos a la boca… No.

Estos compuestos, en concentraciones bajas, son enormemente buenos para prevenirnos de enfermedades en alimentos, pues, como hemos dicho, matan o eliminan total o a la mayor parte de microorganismos patógenos (patógeno = malo) presentes en los alimentos, haciéndolos seguros de comer en cualquier rincón no solo de España, si no del mundo.

Pero por otro lado esta, que una alta concentración de estos compuestos, causa daños graves a nuestro sistema, si, así es…

¿Qué horror, no? ¿Y ahora que, que pasa si como de más? ¿¿¿¿¿¿…..????…¡¡¡¡¡Salvame Señorrrrrr!!!!!

Tranquilidad, las dosis están más que estudiadas para que no sean nocivas y el cuerpo las pueda eliminar facilmente, de hecho y para ello, hay gente, mucha gente y muy lista (tan lista que no gasta su tiempo como yo para escribir un blog auto-defendiéndose) que estudia a modo resumen la cantidad mínima que se necesita para matar con ese compuesto al 50% de una muestra (LD50), esa cantidad la dividen progresivamente hasta obtener una cantidad que resulta tan ridícula para nuestro cuerpo, que me gustaría explicarlo con un ejemplo.

Vamos a coger un compuesto químico muy usado en la industria alimentaria, en concreto en el sector cárnico y vamos a ver que sacamos en claro.

La dosis MÁXIMA de nitrito de sodio (puesto que el nitrito puro, como tal, no se añade, si no una mezcla de  compuestos de la que resulta una sal) requerida para conseguir el efecto antimicrobiano y acorde con la legislación europea e internacional establece una dosis de seguridad de 30mg/kg de carne.

Por otro lado, la dosis letal del nitrito de sodio en humanos se sitúa en 321mg por kilogramo de peso, es decir.. que si yo peso 85kg, necesitaría ingerir en un día 27285mg de nitrito de sodio para que me pudiese hacer algo, o visto de otro modo…algo más de 909kg de carne al día si las cuentas no me fallan.

Por cierto, a quien le interese, las cuentas para si alguien quiere saber con cuanta carne podría morir son fáciles, dosis letal (321mg) por mi peso (85kg) y me da la dosis que me mataría a mi (27285mg), sabiendo que 1kg de carne lleva como máximo 30mg de nitrito de sodio, la cuenta seria una regla de tres… Si en un kilogramo de carne tengo 120mg de nitrito de sodio, en 27285mg tendré…… 909,5kg de carne. : )

–          Tu peso x 321= X

–          X/30= kg de carne necesaria para morir por intoxicación de nitrito.

Para los mas escépticos os pongo un enlace del reglamento de la legislación europea, donde encontrareis los aditivos permitidos y las dosis para administrar.

http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ%3AL%3A2011%3A295%3A0001%3A0177%3AES%3APDF

Estas dosis están sujetas a una legislación clara y cuyas leyes son muy severas para las empresas que las incumplan. Las empresas se someten a diferentes inspecciones y todas deben tener un sistema de TRAZABILIDAD, del cual, hablaré en otro momento y os enseñaré como funciona para que veáis lo seguros que estamos. 🙂

Así pues, como podéis comprobar, es más fácil morir jugando a ser el increíble Hulk comiéndose toda la carne de España, que por intoxicación por nitritos.

Ahora bien, este ejemplo se podría aplicar a todos los casos y a todos los compuestos que se utilizan en este sector.

Esta es la parte de la historia que nunca llega al público, al consumidor. Me basta por hoy con haber continuado ese “Si,pero…” que nunca se quiere escuchar, y como la intención no es ser pesado con este blog, no voy a desmigar más cosas por hoy. Solo quería haceros llegar ciertos aspectos o conocimientos de forma clara, concisa y resumida, para que vosotros mismos seáis capaces de tener vuestra propia opinión, sin dejaros llevar por lo que vais a estar escuchando en artículos de poca monta o en prensa sin ningún rigor periodístico, o que simplemente se deja llevar o vender por lo que la gente quiere escuchar, pero para eso tenemos que salir y dar a conocer lo que sabemos gente como yo, y es que, el mundo de la química en la industria alimentaria no está para cargarse a nadie, tan solo para ayudar, y ayudar mucho.

No os dejéis llevar por la noticia, ahora no, ya sabéis algo más, algo que os puede resultar interesante, el mundo de la química es demasiado perfecto para que se le aplique la “quimiofóbia” que se le está aplicando estos días que corren…

Y sobre todo, para hoy recordar: no hay nada venenoso, solo “la dosis hace el veneno”.

Gracias por leer mi primer post, supongo y entiendo que no he estado a la altura y que tengo que cambiar millones de expresiones y de contenido, pero yo tan solo quiero acercaros mi mundo, ese al que se le tiene tanto miedo últimamente, y que vieseis con vuestros propios ojos algo de realidad, de mano de alguien que tiene sus humildes conocimientos a vuestra disposición. GRACIAS.